APASIONADAS DE

Carmen Gómez

Un aperitivo

¡Ojo!

– La persona a la que más admiras: mis padres, no puedo elegir solo a uno 😉

– Lo que no puedes soportar bajo ningún concepto de una persona: la mala educación.

– Una expresión que uses para casi todo: heavy colegui (sí, es como si tuviera 15 años).

– El último libro que te hayas leído: Rebelión en la granja

 

Sus imprescindibles

– Algo de lo que nunca podrías prescindir en la
vida:
la crema hidratante, soy como una serpiente.

– Una recomendación: una Cruzcampo fresquita en el centro de Jerez.

– Un cliente con el que te encantaría trabajar: González Byass. Lo siento, soy de Jerez 🙂

– Un sueño por cumplir: vivir un tiempo en el extranjero.

 

Siempre me he sentido apasionada por las buenas historias, sobre todo por contarlas. Creo que lo he dicho en alguna que otra ocasión. Los que me conocen lo saben. De hecho, he pasado gran parte de mi vida escuchando a mis amigas repetirme una y otra vez que vivo en una constante serie de Netflix, lo cual tiene más de exageración que de verdad. Mi familia también lo dice. Lo de la serie no. Lo de las historias. Que bueno, visto así, sí que tienen razón, pero es que no lo puedo remediar. Supongo que en los 20 minutos que tarda un trayecto de autobús, pueden darse uno o varios escenarios distintos en función de cómo vivas la vida. Y el caso es que yo lo vivo todo muy intensamente; apasionadamente, como diría mi amiga Carmen.

¿Carmen? Carmen es una de esas personas apasionadas de la vida, de su Jerez y también de las buenas historias. En mi casa, siempre he asumido el papel de creadora de contenido, eso ya lo he dicho antes. Lo que yo no sabía era que todo eso en lo que pensaba que era especialista se quedaría a años luz en el momento en el que conociese a Carmen. 

Sin miedo a exagerar —cosa en la que peco demasiado, aunque no en este caso—, ella es probablemente la pasión personificada, luz y una buena dosis diaria de historias de todo tipo. De las personas más interesantes que conozco, eso no me cabe duda. Y de las que también te enganchan desde la primera palabra hasta la última, de las que dejan huella. Con ese don innato para hacerte incluso llorar con el relato de una simple resaca, la cabeza tan bien organizada y una serie de valores inquebrantables como eje vertebrador de su vida, no había nadie mejor que ella para hablarnos de historias, valores y comunicación con propósito. Y no os imagináis lo feliz que soy de que la conozcáis tan bien como yo. 

Carmen estudió el doble grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual. ¿Os sorprende?  A mí para nada. El caso es que después de varias experiencias profesionales, acabó estudiando un máster en Comunicación Corporativa donde descubrió el increíble mundo de las relaciones públicas, un terreno del que todavía tiene mucho que aprender y en el que se siente como pez en el agua. 

Su forma de vivir y entender la vida le impide hablar de una comunicación al uso. En cambio, está firmemente convencida de que las personas que mueven el mundo son las que ponen pasión en todo lo que hacen. Por eso, siempre pone toda la carne en el asador y responde por una comunicación basada en valores y un compromiso real que sea el fiel reflejo de la sociedad que le gustaría ver en un futuro.

Siempre te he escuchado decir que escribes desde que tienes uso de razón. ¿De dónde te viene esa pasión por la escritura?

Si te soy sincera no lo recuerdo. Mis padres siempre me cuentan que cuando era pequeña me pasaba todo el día contando historias, inventando cuentos… Me decían ‘Antoñita la fantástica’ jajaja. Creo que en cuanto aprendí a coger un boli empecé a dejar por escrito esas historias y hasta hoy. Me encanta escribir porque es una vía de escape, una manera de expresarme. Hablo mucho y muy rápido y soy de las que, sin querer, dice lo que no tiene decir en situaciones inoportunas. Escribir me permite organizar mis ideas, calmarme, inventar situaciones nuevas… Lo siento como algo mío. Una manera de abrirme y descubrir cosas nuevas.

Creo que me gusta escribir porque me encanta leer desde que tengo uso de razón y admiro de corazón a los buenos escritores. Hay párrafos, frases… que solo querrías volver a leer por primera vez. Supongo que, de alguna manera, sueño con ser capaz de escribir, al menos una vez en la vida, una de esas frases. Y, si no, siempre me divertiré en el proceso. Al final es un hobbie.

¿Cuál es el libro que más te ha marcado en tu vida?

Soy incapaz de responder a esta pregunta jajaja. Pero hay varios que me han gustado muchísimo. ‘En lugar seguro’ de Wallace Stegner, ‘Hamnet’ de Maggie O Farrell, ‘Orgullo y Prejucio’, ‘Normal People’, ‘La casa de los espíritus’… son algunos títulos que siempre recomiendo cuando alguien me pide un libro. Recomendar me parece una auténtica responsabilidad, si fallas, esa persona pierde el tiempo y la confianza en tus sugerencias. Me chifla cuando alguien ve algo y piensa en mí, más aún cuando acierta y siempre intento poner cuidado y cariño para poder provocar lo mismo en quien se fía de mis ideas.

Supongo que en cada momento nos marcan lecturas distintas. Jesús Montiel me obsesionó y pedí por Reyes todos los libros que tenía, las columnas de Enrique García-Maiquez eran mi lectura favorita todos los días al entrar en la Universidad…

Pero, como odio a la gente que deja esta pregunta en abierto, me aventuro con el último libro que me tocó. Estoy absolutamente obsesionada con Ana Iris Simón desde que leí Feria y se ha convertido en mi recomendación de cabecera estos últimos meses.

¿Siempre quisiste dedicarte a la comunicación?

Siempre quise ser periodista. Es algo que tenía claro desde que era un mico. Hacía encuestas por el colegio y siempre llevaba un cuaderno para anotar las cosas que me parecían interesantes. Tremendamente repipi, pero no puedo evitar reírme recordándolo.

Estudié Periodismo y Comunicación Audiovisual y disfruté la carrera muchísimo, repetiría una y mil veces. Sin embargo, probé el periodismo y resulta que no era para mí. Así, investigando, descubrí el mundo de la comunicación y creo que he encontrado mi sitio.

Siempre he sabido que haría algo relacionado con comunicar porque creo que es lo que mejor se me da. Es un poco irónico, porque en realidad soy bastante vergonzosa en el día a día. Pero, no sé por qué, me siento cómoda hablando en público, estando en contacto con gente, buscando ideas… Siempre pensé que sería periodista, pero a veces la vida nos sorprende.

¿Qué simbolizan para ti los valores? ¿En qué medida rigen tu vida?

Los valores rigen lo que somos. Soy quien soy porque me han educado de cierta manera, he vivido determinadas situaciones y he podido crecer y conocer cosas nuevas y ese cúmulo de circunstancias me han permitido conformar una personalidad y darle más o menos importancia a ciertas cosas.

Los valores lo rigen todo porque creo que es fundamental ser consecuente con lo que uno promulga o cree. Evidentemente soy humana y me confundo cada día, pero procuro, aunque cueste, tomar decisiones fundadas en mis valores y creencias.

En uno de tus escritos, una vez leí: «La empresa del mañana será una empresa con valores o no será». Como consultora de comunicación, ¿en qué medida crees que esto es importante? ¿Ves que esto se materialice en las marcas para las que trabajas?

Escribí esa frase hace un año y creo que ya es obsoleta. Directamente, la empresa de hoy será una empresa con valores o no será. Considero fundamental el papel de las empresas como catalizadoras de cambio. Creo firmemente que la tendencia es apostar por empresas que buscan tener un impacto positivo.

Pero, es que voy un paso más allá, obviando las tendencias de mercado, considero fundamental que, como parte de la sociedad, las organizaciones busquen la manera de impactar positivamente en ella. Al fin y al cabo, las empresas las conformamos las personas y está en nuestra mano apostar por buscar un mundo mejor. De manera individual muchas veces nos vemos más limitados, pero desde un gran grupo, que tiene voz y es capaz de generar impacto, tenemos muchas más posibilidades y deberíamos exigir el poder aprovecharlas.

Lo que veo en el día a día es que hay muchas empresas trabajando por ello y eso me resulta esperanzador.

Cuéntanos qué haces en tu día a día. ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Lo que más me gusta de mi trabajo es trabajar en equipo. Creo que estoy aprendiendo un montón de cosas de gente que me aporta mucho y eso es una suerte. Además, la comunicación permite ejercitar la creatividad y buscar soluciones divertidas y eso me parece lo más.

Lo que más disfruto del día a día es enfrentar ese ‘batiburrillo’ de cosas que entran cada mañana e ir buscando la manera de abordarlas. Llevo poco tiempo en el sector, pero estoy aprendiendo muchísimo de profesionales geniales y creo que eso es lo que resaltaría.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere iniciarse en el mundo de la comunicación?

Que ponga pasión y ganas. Al final, creo que depende de eso, de esforzarte por hacerlo lo mejor posible, aprovechar todas las oportunidades que la vida te brinde, por supuesto, trabajar muchísimo y, como en todo, tener una pizquita de suerte.

¿Te ha gustado?

Otras entradas que te pueden interesar

retrato-dircom

Retrato de una Dircom

Nos colamos en Family para conocer más a fondo a Carmen Esquivias, Dircom de una de las agencias de comunicación sevillanas líder. 

 
detras-objetivo

Detrás del objetivo

Carlos Onrubia, fotógrafo de Mango, cuelga la cámara por una tarde para hablarnos de fotografía y moda.

 
retrato-sur

Un retrato del Sur

Hablamos de tradiciones, arte, sevillanía y acento con Gonzalo Carreto, junior designer y el mayor embajador de la marca Andalucía.

 

hola, mi nombre es ___ , un gusto, un placer

Si a Bad Bunny le sirve para hacer un gran hit, ¿qué no podríamos hacer nosotros solo con una llamada y un café?

ANA VAQUERO ONRUBIA

638 93 91 27

anavaquero02@gmail.com


DÉJAME QUE TE CUENTE